Samir Amin y la teoría crítica de la cooperación internacional
Imprimir

alt

Rafael Domínguez, director de COIBA, acaba de publicar un último trabajo titulado “Fundamentos para una teoría crítica de la cooperación internacional: el aporte de Samir Amin”. El ensayo es parte del volumen Pasado y presente de la cooperación internacional: una perspectiva crítica desde las teorías del sistema mundo, que, bajo la coordinación de Sara Caria e Isabella Giunta, publica el Instituto de Altos Estudios Nacionales (IAEN) del Ecuador y que contiene diez capítulos con contribuciones de investigadores/as de ese país, Italia, España, México y Brasil. El libro es el primer fruto del diálogo interacadémico en red entre miembros del IAEN, la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (México), la Pontificia Universidad Católica de Mina Gerais (Brasil), la Università della Calabria (Italia) y la Universidad de Cantabria (España).

 

El trabajo de Domínguez rescata el aporte analítico de Samir Amin (1931-2018) sobre el régimen internacional de la ayuda al “desarrollo”, con el propósito de construir los fundamentos de una teoría crítica de la cooperación internacional. Amin, uno de los grandes teóricos marxistas de la dependencia y miembro de la “Banda de los Cuatro” del sistema mundo (con Immanuel Wallerstein, André Gunder Frank y Giovanni Arrighi), acumuló en su vasta producción académica un acervo de pensamiento crítico que el capítulo revisa dividiéndolo en tres ámbitos: i) la crítica del objetivo de la ayuda (la concepción del desarrollo dependiente, maldesarrollo o lumpendesarrollo); ii) la crítica del instrumento (la ayuda como pilar de la política de cooperación internacional, que hace parte del imperialismo económico y epistemológico de los países del centro y su ideología eurocéntrica), así como de sus agendas y actores (organismos multilaterales y ONG); y iii) el proyecto de desconexión de este régimen, basado en la genuina cooperación Sur-Sur (CSS) de la periferia para un desarrollo autocentrado alternativo, con una propuesta de regionalización a partir de integraciones políticas y económicas, como paso previo a una globalización negociada que permitiera la reforma del sistema multilateral de Naciones Unidas, a fin de acercarlo a la idea fundacional de cooperación internacional de la Carta de San Francisco.